El aborto y el PP

Las declaraciones de la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Saénz de Santamaría, matizando el claro anuncio que días pasados hizo Ana Pastor sobre la derogación de la ley del aborto socialista por parte del PP, introducen un elemento de confusión en una cuestión sobre la que el partido de Rajoy debiera tener las ideas claras.

Puede tratarse de una estrategia electoral para dar satisfacción a todo el arco de posibles votantes del PP, o de la expresión inconsciente de la división interna en esta materia dentro del Partido. Pero cuando se habla de la defensa de la vida no valen estratagemas. Como bien dijo Ana Pastor, la actual ley es innecesaria y sobre todo, profundamente injusta. Por eso saludamos el anuncio de que sería derogada.

La derogación cosmética de algunos aspectos de la ley del aborto socialista sería un maquillaje sinsentido, que pondría en evidencia una contradicción con lo que ha representado la defensa de la dignidad humana y de las libertades públicas por parte del PP. Recordemos que destacados miembros del Partido Popular se unieron a la sociedad civil en una masiva manifestación en contra de una ley injusta en sus fundamentos, que convierte el aborto en un derecho, deja sin defensa al concebido y no nacido, y coloca a la mujer como objeto de voluntades ajenas. El PP no debería confundir la prudencia y la oportunidad política con la confusión en cuanto a los valores fundamentales de su propuesta política.

Los comentarios están cerrados.