Ser madre en el Perú: Un gran desafío

Lima.- En el Perú se estima que somos 15 millones de mujeres lo que constituye el 49.9% de la población total. 7 millones 476 mil mujeres de 12 y más años de edad ya son madres, el 64,5% del total de mujeres de ese rango de edad (INEI).

Más de 7 millones 61 mil mujeres trabajan en la actividad económica. Asimismo, 16 de cada 100 mujeres tienen bajo su responsabilidad el sustento del hogar, es decir, cumplen la función de jefas de hogar (INEI).

Según las cifras de ENDES 2010, el promedio de hijos por mujer es de dos (esto varía considerablemente por regiones).

¿EN EL PERÚ, LAS MUJERES ELIGEN SER MADRES?
La autonomía plena de las mujeres es una deuda histórica del Estado y la sociedad para con las mujeres. Es un desafío para la democracia y los derechos humanos
Madres niñas y adolescentes:
Según el INEI (2009) en el Perú hay más de cinco millones de adolescentes y algo más de la mitad son mujeres. El 13.5% de todas las adolescentes entre los 15 y los 19 años han estado embarazadas alguna vez: 10,7% son madres y 2,7% están embarazadas por primera vez. Estamos hablando de más de 200 mil madres adolescentes.

La mayoría de madres adolescentes y niñas, lo son producto de abuso sexual incestuoso.

Con la norma que penaliza las relaciones sexuales consentidas entre menores de 18 años, las y los operadores de salud no brindan servicios de anticoncepción a la población adolescente.

En nuestro país, más allá de algunas normas en el sector educación, no está garantizada la educación pública sexual integral y laica.

Mujeres esterilizadas forzosamente:
En el Perú, durante el régimen de Alberto Fujimori, se promovió una política de planificación familiar y salud sexual y reproductiva, que bajo el pretexto de luchar contra la pobreza y afirmar la autonomía reproductiva de las mujeres, vulneró los derechos humanos de miles de mujeres. En dicho gobierno se llevaron a cabo no menos de 300 mil esterilizaciones sin garantizar el consentimiento informado de las mujeres, en su mayoría, en situación de pobreza, de zonas urbano popular, andino y amazónico.

Existe una investigación fiscal en curso, con 2,074 víctimas, que aún no cuenta con los recursos suficientes y que sufre de injerencia política, lo que ha sido denunciado por el movimiento feminista.

Maternidad forzada y Mortalidad Materna:
En el Perú, la interrupción voluntaria del embarazo es delito, salvo en el caso del aborto terapéutico, despenalizado desde 1924. Sin embargo, no se aprueba el protocolo nacional de atención del mismo y por lo tanto las mujeres no saben que en caso que su vida corra peligro y exista la amenaza de un grave daño y permanente a su salud física y mental, tienen derecho a elegir continuar o no con el embarazo.
Cada año se produce la muerte de 200 mujeres peruanas por no poder acceder al servicio de aborto terapéutico, según integrantes del Colegio Médico del Perú.
En el Perú, las mujeres madres tienen la carga global del trabajo:
La I Encuesta Nacional del Uso del tiempo 2010, mide la carga global de trabajo, que viene a ser la suma del tiempo trabajado en el mercado, más el tiempo de trabajo doméstico.

Los hombres dedican al trabajo remunerado para el mercado, un promedio semanal de 50 horas con 38 minutos, mientras que las mujeres le dedican 36 horas con 25 minutos. En el caso del trabajo doméstico no remunerado, los hombres le dedican 15 horas con 53 minutos semanales, mientras que las mujeres 39 horas con 28 minutos. En total, las mujeres trabajan 9 horas con 22 minutos más que los hombres. En el cuidado de bebes, niños/as y adolescentes, la mujeres destinan 12 horas con 14 minutos por semana mientras que  los hombres solo emplean 5 horas con 49 minutos.

En el “Día de la Madre”, Demus exige el cambio de modelo económico y social por uno que incorpore la noción de economía solidaria y del cuidado. Una política de igualdad de género en el campo del trabajo y la seguridad social. Y fundamentalmente, el respeto y la garantía de la dignidad, los derechos sexuales y los derechos reproductivos de las mujeres. Las mujeres tenemos derecho a una maternidad voluntaria, diversa, gozosa y segura.

Los comentarios están cerrados.