Los abortos crecen un 30% en Asturias y llegan a 2.713 interrupciones anuales

En 2011, con la nueva ley, hubo 620 casos más que en 2010. El Principado fue la comunidad que acusó mayor incremento
 LAURA FONSECA | GIJÓN.

Las interrupciones voluntarias del embarazo crecieron en Asturias un 30% durante 2011, periodo en el que se registraron 2.713 abortos entre las mujeres del Principado, 620 más con respecto al año anterior. Se da la circunstancia de que 2011 fue el primer año tras la entrada en vigor, en julio de 2010, de la nueva ley de regulación del aborto que sitúa en los 16 años la mayoría de edad para decidir sobre la interrupción del embarazo, lo liberaliza hasta las 14 semanas y establece también que la gestación podrá interrumpirse hasta las 22 semanas si existe grave riesgo para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada o enfermedad y anomalías graves del feto. Hasta entonces, y desde 1985 el aborto estaba permitido bajo tres supuestos: riesgo para el feto (hasta la semana 22), riesgo para la salud de la madre (sin límite en la gestación) y violación (semana 12).

Los datos de 2011 forman parte del Informe Anual del Sistema Nacional de Salud que el Ministerio de Sanidad acaba de hacer público. Dicho documento revela que Asturias fue la comunidad que acusó mayor incremento. Con un 29,6% más de casos entre 2010 y 2011, cuando pasó de los 2.093 interrupciones a las 2.713, el Principado fue la región con la subida más pronunciada, seguida por Canarias, donde los abortos crecieron un 24% y País Vasco, con un 22%. En el conjunto del país también hubo más mujeres que decidieron interrumpir su embarazo. En concreto, lo hicieron un 4,7% más. Según las cifras de Sanidad, en 2011 se practicaron en España 118.359 interrupciones del embarazo frente a las 113.031 del año anterior. Los abortos subieron en trece comunidades. Sólo Cataluña, Valencia, Murcia, Navarra, La Rioja y Ceuta registraron descensos.

La crisis: ¿un motivo?

Varios son los factores que pueden estar detrás de este aumento. Uno de ellos es la crisis que puede llevar a muchas mujeres a interrumpir su gestación debido a las dificultades económicas del momento. «Puede ser, pero no lo explica todo», asegura Eugenio Civieta, responsable de la Clínica Buenavista, de Oviedo, y vocal de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la interrupción del embarazo (ACAI). De hecho, Civieta afirma que en su centro ginecológico, que tiene concierto con el Servicio de Salud del Principado y también con el cántabro, «hemos notado un descenso de hasta un 15% durante 2012». Este especialista cree que la nueva ley, que obliga a que las interrupciones se lleven a cabo en centros autorizados y concertados, «ha provocado un repunte en las declaraciones de abortos. Como ahora pagan por cada interrupción, los centros notifican todas y cada una, cuando a lo mejor antes no lo hacían de forma tan rigurosa», considera. La tarifa por cada interrupción ronda los 360 euros.

La Consejería de Sanidad avanzó ayer que en la actualidad, y sobre todo en Asturias, que es la comunidad que mejor aplica la nueva ley, «existe una mayor seguridad jurídica para todas aquellas mujeres que deciden interrumpir su gestación». A la espera de valorar con mayor profundidad los datos, el Principado recuerda que «estamos ante un derecho y, como tal, debe estar garantizado». No obstante, en Asturias el número de abortos en menores de 15 años es casi anecdótico. En 2011 sólo hubo uno frente a los 111 de Andalucía o los 68 de Madrid. En el conjunto de España, interrumpieron su gestación 455 adolescentes. Otras 14.131 (272 asturianas) tenían entre 15 y 19 años. En el Principado, la mayor cifra de abortos se concentra en mujeres de 25 a 29 años (25%). Además, Asturias recibe muchos casos de fuera. En 2012 atendió 262 derivaciones de otras comunidades.

Etiquetado en: , ,