La píldora y la reducción de inmigrantes influyeron en el descenso de los abortos

El número de interrupciones voluntarias del embarazo en España ha descendido por primera vez desde que se legalizó el aborto, hace 25 años. Este descenso de un 3% en 2009 con respecto a 2008 se debe a la “mayor facilidad” para acceder a la píldora del día después y a la reducción de la población inmigrante en este país, según ha apuntado este martes la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, tras firmar un convenio para promocionar la salud y el deporte.

En 2009 se registraron unos 4.000 abortos menos que el año anteriorEn 2009 se registraron en España alrededor de 112.000 abortos, unos 4.000 menos que el año anterior, lo que supone una disminución de más del 3%. Este descenso interrupciones voluntarias del embarazo se debe a la venta sin receta médica en las farmacias de la llamada píldora del día después que se liberalizó a finales de septiembre del año pasado.

Por ello, Trinidad Jiménez, al ser preguntada por esta disminución, que rompe la tendencia al alza que imperaba en España, ha recordado que en algunas Comunidades, no sólo se exigía receta, sino que además no era “fácil” acceder a la píldora poscoital durante el fin de semana, lo que inutilizaba la posibilidad de su uso, un problema que ahora se ha visto solventado.

El descenso del número de inmigrantes en España es otro factor que ha influido en la reducción de abortos, ya que en los últimos años se produjo un “repunte” de esta práctica entre mujeres extranjeras que residían en España.

También se ha referido a las políticas formativas y de prevención en esta materia que se han implementado con la nueva Ley de Salud Sexual y Reproductiva, que pretenden evitar los embarazos no deseados.

“Datos provisionales pero alentadores”

Jiménez ha insistido en que son datos “provisionales” aunque “alentadores” y en que se han ido recogiendo de una “manera informal”, tanto en las CC. AA. como en las clínicas acreditadas para la interrupción voluntaria del embarazo. Los especialistas pronostican que estas intervenciones seguirán bajando en 2010.

La ministra ha negado que estas cifras se deban a un supuesto incremento de abortos ilegales derivados de la crisis económica, dado que esta prestación está cubierta por el Sistema Nacional de Salud. “No hay ninguna constancia ni ningún dato que nos haga pensar que haya podido aumentar el número de abortos ilegales”, ha subrayado, para concluir que “ninguna mujer” en España “tiene que recurrir a vías externas a las que les brinda el Sistema Nacional de Salud, con todas las garantías que ello implica”.

Los comentarios están cerrados.