El uso de anticonceptivos “se consolida”, aunque casi dos millones de españolas se exponen aún al embarazo no deseado

Galicia está “en la media” y su tasa de abortos es de las más bajas

El jefe de ginecología del CHUO defiende impartir salud sexual en los colegios y avisa de que “no es caro, sino cuestión de voluntad política”

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) –

El uso de métodos anticonceptivos se ha “consolidado” en España, con Galicia situada “en la media”, aunque en este país pervive una “elevada” exposición al riesgo de un embarazo no deseado. En concreto, son 1.950.000 las mujeres españolas corren este riesgo en sus relaciones sexuales por la utilización de métodos “poco eficaces”, el mal uso o el uso inconsistente de anticonceptivos como el preservativo.

Entre las usuarias del preservativo, por ejemplo, un 20,3 por ciento dice no utilizarlo en todas sus relaciones sexuales. El “imprevisto” de la relación (en un 50 por ciento de los casos), la “interferencia” en el encuentro sexual (en el 35,8 por ciento) o el estado de “euforia” en el momento de la relación (9,9 por ciento) son algunas de las razones esgrimidas por las usuarias del preservativo para no emplearlo siempre.

Lo revela la VII Encuesta Bayer de Anticoncepción en España, que ha presentado este martes el jefe de servicio de Ginecología del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) y miembro del Equipo Daphne, José Luis Doval, quien ha remarcado que, pese a que este estudio no concreta datos autonómicos, otras investigaciones constatan que Galicia “no está mal” en uso de anticonceptivos, sino “en la media”. Además, la tasa de abortos de la comunidad es “de las menores” del Estado.

Lo que sí certifica esta encuesta –de la que formaron parte 2.096 mujeres de entre 15 y 49 años– es que hay “una consolidación favorable” del uso de métodos anticonceptivos, que se sitúa “en torno al 75 por ciento”. Los más usados siguen siendo el preservativo y la píldora, cuya utilización ha ido aumentando hasta situarse en un 37 por ciento, en el caso del preservativo, y un 18 por ciento, en el de la píldora.

Opciones más recientes como la del “doble método” –uso combinado del preservativo y un método hormonal como la píldora– también han ido abriendo camino en las franjas de edad más jóvenes y se sitúa en un 1,3 por ciento.

“MITOS” SOBRE ANTICONCEPCIÓN

En su exposición, José Luis Doval ha incidido en que España se “diferencia” del resto de Europa, además de por el uso mayoritario de preservativo, por el hecho de que perviven “falsas creencias” sobre los métodos hormonales como la píldora –como, por ejemplo, que “engorda”– que impiden un uso “más normalizado” de la misma.

Entre estos “mitos”, el jefe de Ginecología del CHUO se ha referido también al hecho de que algunos profesionales sigan recomendando “un descanso” –entendido como períodos cortos de tiempo sin tomarla intercalados en un tiempo de toma prolongado–, si bien últimamente este “se ha reducido”.

“Si alguien quiere descansar, que lo haga, pero hay que ofrecerle alternativas”, ha reivindicado, para insistir en que la paciente debe “tener claro” que el riesgo existe. La situación de descanso, “totalmente injustificada”, constituye en opinión de los miembros del Equipo Daphne un factor de riesgo “importante”.

INFORMACIÓN SOBRE ANTICONCEPTIVOS

El doctor Doval ha hecho hincapié en que esta encuesta desmiente la creencia habitual de que son los más jóvenes los que peor utilizan métodos como el preservativo. A modo de ejemplo, ha subrayado que, de los grupos de edad analizados, el uso “inconsistente” del preservativo masculino es mayor en las usuarias de entre 35 y 39 años (por encima del 25 por ciento).

Mientras, el uso inconsistente de este método en el caso de jóvenes de entre 15 y 19 años está en el 15 por ciento. El encargado de presentar la encuesta ha esgrimido que este colectivo dispone de una mayor cantidad de información.

En cuanto a las fuentes que proporcionan datos sobre anticonceptivos, la mayoría de la información procede de las autoridades sanitarias (un 46 por ciento), seguidas del entorno social (un 36,2 por ciento). Los medios de comunicación han perdido terreno y, como fuente de información, representan un 15,9 por ciento.

EDUCACIÓN SEXUAL

Pese a los avances registrados y los compromisos adquiridos por las autoridades políticas, José Luis Doval ha denunciado la “ausencia” de una educación sexual reglada en los colegios. “No podemos seguir discutiendo si debe ser transversal o una asignatura; hay que formar al profesorado y empezar ya”, ha reivindicado.

Dicho esto, se ha reafirmado en que dar este paso “no es caro”, sino que exige “voluntad política”, por lo que ha mostrado sus dudas acerca de que las autonomías den el paso de implantar la educación sexual en las aulas.

Sobre la inversión que supondría dar este paso en época de crisis, el doctor ha respondido planteando otro interrogante. “¿Cuánto cuesta un aborto?”, se ha preguntado, para concluir que, en sanidad, “cada euro que se invierte en prevención es como cien gastados en tratamientos”.

Los comentarios están cerrados.